Recetas – Cupcakes de café y frosting de carajillo

Cómo hacer unos sabrosos cupcakes de café y como frosting pondremos una buttercream de carajillo. También haremos una de nata para los que no quieran alcochol.

Vamos a tomarnos un café con nata, un carajillo de crema de orujo, y un carajillo de brandy.

Ingredientes para preparar el bizcocho de café (12 cupcakes):

130 ml de café
110 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
225 grs. de azúcar glass
2 huevos
240 grs. de harina
Una cucharadita de levadura
Una pizca de sal
Aroma de café. English toffe. De Lorann oils
Aroma de vainilla.
*Si queremos, en vez de preparar la receta solo con café, podemos hacer una combinación de leche y café, hasta alcanzar los 130 ml.

Elaboración de los cupcakes:

Precalentamos el horno a 180ºC y preparamos 12 moldes para cupcakes, podemos escoger unos en tonos rojos o marrones.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta lograr una mezcla homogénea, pálida y suave.
Añadimos los huevos uno a uno hasta integrarlos bien.
En un bol, pesamos y tamizamos la harina, le añadimos la levadura y la sal. Reservamos.
Ahora, con una espátula, vamos añadiendo a tandas un poco de harina sobre nuestro bol de mantequilla, lo integramos bien, luego un poco de nuestro café frío, al que si queremos podemos añadirle unas gotas de aroma de café y un tapón de aroma de vainilla y seguimos hasta terminar con la harina.
Vertemos la mezcla hasta completar 2/3 de los moldes.
Horneamos unos 20 minutos, pinchar con un palillo antes de sacarlos.
Sacar del horno, dejar 10 minutos en su bandeja y después pasar a una rejilla para que se enfríen.

Para el frosting de carajillo o nata

250 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
450 grs. de azúcar glass tamizada
Colorante en pasta marrón o marfil
Unas cucharadas de café frío bien cargado
Unas cucharadas de licor al gusto.
Extracto de café
Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede suave, y vamos añadiendo las cucharadas de café y de licor poco a poco en mayor o menor proporción de una cosa u otra, según nuestro gusto, hasta lograr la consistencia deseada, con ayuda de un palillo añadimos un poco de colorante y ya lo tenemos listo para decorar. En total unas 6 cucharadas de líquido aproximadamente. Podemos ayudarnos de un extracto para conseguir un extra de aroma y sabor.
Para los que eso del licorcito no les convenza del todo, también pueden hacer el frosting solo con café.

O un frosting de nata. El líquido en este caso sería leche y el aroma de nata le da un toque buenísimo.